La historia del nieto de Cabrales que cria Angus y logró alcanzarle una taza de café a Javier Milei: busca trasladar la pasión del grano a la genética

Jorge es parte de la tercera generación de la empresa Cabrales; administra dos establecimientos y posee un plantel de 470 madres

En el corazón de la cría de Angus y el mundo del café, se encuentra Jorge Cabrales, nieto de Don Antonio, fundador de Café Cabrales, quien continúa con la tradición familiar y supo combinar la actividad ganadera con los granos de café.

La historia de Jorge Cabrales (N)
Jorge es parte de la tercera generación de la empresa Cabrales, un sinónimo de café en el país, pero también, desde hace algunos años, está al frente de la Cabaña San Jorge y apuesta a la cría de Angus Colorado.

La historia de Cabrales comienza en 1941 con Antonio Cabrales, un inmigrante asturiano que, como tantos otros, llegó a Argentina a los 16 años. Supo establecerse en Mar del Plata, y fue ahí donde inició sus primeras actividades antes de enfocarse en el café.

“Mi abuelo, que falleció en 1990, vino de España con su determinación y espíritu de trabajo. Empezó de cero y construyó una empresa que hoy tiene 83 años de historia”, relata Jorge.

La empresa Cabrales se inició en el sector agropecuario en el año 1989 cuando el padre y los tíos de Jorge, impulsados por la invitación de Alberto Gil de Delfín Agro y Cabaña Las Blancas, decidieron incursionar en la cría de Angus Colorado y comenzaron la era de una tradición ganadera. “Fue mi padre quien, junto a mis tíos, compraron un campo en las cercanías de Mar Chiquita y comenzaron a criar Angus,” recuerda Jorge.

Actualmente, Jorge completamente dedicado al campo y gestiona dos establecimientos en Mar Chiquita y Ayacucho con un plantel de 470 madres. “Estoy 100% en el campo desde hace siete años. Cabrales tiene varias empresas, y el sector agropecuario es uno de los pilares”, destaca en dialogo con Agrofy News y agrega que los terneros machos, al alcanzar los 180 kilos al destete, los venden y se quedan con todas las hembras.

En las exposiciones ganaderas, la dedicación y el esfuerzo de la familia Cabrales supieron dar sus frutos y pudieron obtener premios en las categorías como vaquillonas puras controladas y pedigrí. “Es un sacrificio enorme para poder tener hoy lo que se muestra en las exposiciones. La preparación de los animales es algo muy delicado, pero lo hacemos con pasión, siguiendo el mandato familiar,” explica Jorge.

Un café con aroma de León
Si bien la combinación entre la actividad ganadera y el café refleja un espíritu de trabajo y el mandato familiar, en la última Exposición Angus de Otoño y rodeado de enormes ejemplares con genética de elite, Jorge logró alcanzarle un café al presidente Javier Milei y supo combinar sus pasiones: la cría de Angus y los granos de café.

La familia Cabrales no solo deja una huella en la ganadería, sino que mantiene vivo el legado del café, importando granos desde Colombia, México, Brasil y Costa Rica. “El café es nuestra otra pasión. Llevamos café de alta calidad a Argentina, manteniendo el legado de mi abuelo”, comenta Jorge.

Jorge Cabrales es parte de la tercera generación que combina genética, compromiso y tradición en un mandato que une a la ganadería y el café: “Es una especie de mandato familiar con el sello que nos imprimió mi abuelo desde que comenzó en el negocio del café y que hemos trasladado a la ganadería”, resume.